LA COLISIÓN QUE DEFORMÓ NUESTRA GALAXIA

Nuestra galaxia es un conjunto enorme de cientos de millones de estrellas, gas y polvo, y que groso modo lo podemos imaginar como una gran espiral. Tiene un disco delgado y largo, un bulbo central y un halo. Pero desde los años 50 del siglo pasado, la comunidad astronómica sospechaba que la forma del disco de la Vía Láctea tenía cierta deformación, algo como una curvatura en la parte exterior.