Encuentros de riesgo

Mirar hacia el firmamento, además de brindarnos la sensación de inmensidad, también suele transmitirnos una sensación de calma, de inmutabilidad.

Anuncios

Fuegos artificiales de verano en Rosetta

Si parpadeas, es posible que no los veas. Pero gracias a la cadencia con que Rosetta capturó imágenes del Cometa 67P / Churyumov-Gerasimenko durante su período más activo, en agosto de 2015, los científicos que buscaban breves y potentes emisiones pudieron capturarlas por montones. En los tres meses de mayor acercamiento al Sol, que culminaron hace casi dos años, en agosto de 2015, Rosetta capturó no menos de 34 estallidos en el cometa.

¡Las perseidas llegaron ya!

Uno de los espectáculos astronómicos más importantes del año tiene lugar estos días: la lluvia de meteoros perseidas. En muchos lugares del mundo la vista nocturna será maravillosa. Pero en otros (normalmente el centro y sur de México en estás epocas) las nubes y el mal tiempo nos dejarán con las ganas de por lo menos “pedir un deseo”.

 

Meteor-Shower
Los meteoros leonidas son visibles a mediados de noviembre (Koen Miskotte en space.com)

Las lluvias de meteoros o “lluvias de estrellas” son fenómenos periódicos que se repiten cada año en fechas bien determinadas. ¿Alguna vez has visto una “estrella fugaz”? Pues las lluvias de meteoros son “estrellas fugaces” pero multiplicadas en número por decenas o cientos en una sola noche. En esencia, el origen de ambos eventos es el mismo: restos de material entrando en la atmósfera de la Tierra.

En el caso de las lluvias de meteoros, el material proviene de cometas que al acercarse al Sol desprenden pequeños pedazos de hielos, rocas y partículas que pueden medir desde menos de milímetros hasta varios centímetros. Estos escombros cósmicos permanecen en la órbita del cometa, es decir, forman una especie de dona muy delgada a lo largo del trazo cometario.

Si la Tierra por casualidad cruza la zona de estos mini-escombros, los fragmentos entran en la atmósfera terrestre, comprimen el aire frente a ellos y lo calientan e ionizan hasta alcanzar temperaturas algunos miles de grados centígrados. Precisamente el gas ionizado (oxígeno y nitrógeno en su mayoría) forman el trazo de la fugaz y funden el granito (o granote) de material produciendo el brillante y espectacular efecto sobre la oscuridad de la noche.

2010-perseid-compilation-huntsville
(NASA/ MSFC/ Danielle Moser)

Cada cometa está asociado a una  lluvia de meteoros en particular (en pocas ocasiones dos) y a lo largo del año tenemos unas nueve o diez lluvias realmente importantes. Dependiendo de las características de la órbita del cometa y por lo tanto de la zona de escombros, cada lluvia de meteoros es visible por una o dos noches, aunque algunas llegan a tener hasta 5 noches previas en las que la cantidad de fugaces va en aumento hasta llegar al máximo.

La lluvia de meteoros perseidas normalmente es considerada como la segunda más abundante del año y llegan a observarse entre 80 y 200 fugaces en una sola noche. A la zona de la cual parecen “irradiar” los meteoros se llama radiante y cuando la cantidad es grande parecerían salir de un solo punto.

Algo importante es que las lluvias de meteoros son nombradas por la constelación de la cual parecen salir. Por ejemplo, cuando casi todas la fugaces vienen de la constelación de Orión, el cazador, se llaman oriónidas, cuando salen de Leo, el León, se llaman leónidas, etc. En el caso de la lluvia de agosto, los meteoros vienen de la constelación de Perseo, de ahí su nombre.

1200px-The_2010_Perseids_over_the_VLT
Meteoro sobre los telescopios VLT en Chile (ESO)

Las perseidas, por cierto, son material desprendido del cometa Swift-Tuttle, descubierto por Lewis Swift y Horace P. Tuttle en Julio de 1862. Este cometa tiene una historia interesante, ya que cálculos de su órbita pronostican que varias veces en el futuro (dentro de miles de años) pasará sumamente cerca de la Tierra, pudiendo en su momento chocar contra nuestro planeta.

Para ubicarse, la constelación de Perseo sale por el horizonte Este (por donde sale el Sol) alrededor de la 1 de la madrugada. Si tienen dudas, pueden consultar alguna App o el programa Stellarium, por ejemplo. Con un poco de suerte, y si el clima lo permite, podrían observarse perseidas los días 11, 12 y 13 de agosto desde la media noche justo en esa dirección.

Región de la constelación de Perseo. EL circulo amarillo marca la zona más probable. (Stellarium)

 

Sobra aclarar que este evento astronómico, o cualquier otro, no influyen ni traen consecuencias en las actividades y comportamientos humanos. Lo que sí, es que nos permiten apreciar y conocer más la naturaleza.

Finalmente, para observar las lluvias de meteoros no es necesario usar ni telescopio, ni binoculares, como la zona en el cielo por donde aparecen es grande, lo único que hay que hacer es ponerse cómodos, abrigarse y disfrutar.

El sueño de Rosetta y el despertar de Philae

Imagina ser el único allá arriba, flotando entorno de una montaña de hielo y rocas sucias. Imagina que tu amigo más cercano se ubica en algún punto de ese cometa, listo para contarte cómo es allá abajo.

Los hielos y el polvo, las piedras y los gases se aglomeraron en ese cuerpo cuando el Sol apenas comenzaba a brillar, mucho antes, siquiera, de que la Tierra terminara de formarse del todo.

Rosetta y Philae han viajado por años, buscando esos escombros interestelares, esas piezas de rompecabezas que nos hacen falta para entender mejor cómo y porqué estamos aquí. Hemos lanzado máquinas al espacio para encontrar las respuestas.

Philae se quedó dormida hace meses… pero ahora, está de vuelta.

Comet_on_13_June_2015_NavCam_node_full_image_2

La imagen de arriba fue tomada por la cámara de navegación de la sonda Rosetta, el pasado 13 de junio del 2015, como a eso de las 19:38 GMT (14:38 tiempo del centro de México; 16:38 tiempo de Chile y Argentina).

Poco después, despertó Philae y comenzó a transmitir señales de vida: le dijo a Rosetta que el clima en la superficie de Chury era excelente para trabajar, -38°C.

La imagen fue tomada a 201 kilómetros del centro del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko y mide 17.5 kilómetros de ancho; cada pixel de la imagen mide 17.1 metros.

Philae está bien y se encuentra a las afueras de la gran depresión justo en la parte superior derecha del cometa.