Breve historia de un ‘chocho’

Fernanda, madre de dos niños, tiene estudios de administración pero decidió dedicarse a su familia desde hace varios años. Afirma que su hijo más pequeño se curó hace tres años de una enfermedad respiratoria. “Estaba muy mal, comenzó como una gripe normal pero en dos días se complicó; tos, fiebre, decía que tenía mucho dolor en sus piernas.”

Anuncios

Lise Meitner: la otra cara de la fisión

Durante los primeros días de 1939 Niels Bohr, físico danes y uno de los pioneros del moderno modelo atómico, se encontraba recorriendo varias universidades e institutos de Estados Unidos, previo a una conferencia sobre física teórica a celebrarse en la ciudad de Washington.

De Nova Stella

La quietud del aburrido firmamento incluyendo las estrellas en el cielo nocturno era la más admirada “gracia” del Universo en la edad media. Nada cambiaba en la Tierra y nada debía cambiar en el cielo, dado que todo había sido perfecto, exacto y sabiamente hecho desde el principio. Más allá de las alturas casi todo era constante y hasta entrado el siglo XVI se creía que fenómenos como lluvias de meteoros y cometas eran simples eventos meteorológicos, similares a relámpagos, reflejos en nubes altas y hasta arcoiris. Incluso se solía pensar que eran alucinaciones enviadas por alguna entidad maligna. En cualquier caso, no sucedían más allá de la Luna. Estamos hablando, claro, de la edad media.

Viaje al interior de uno mismo

Mi aventura comienza de la forma más inesperada posible. Justo en la entrada del salón una gran figura animal, de unos 5 o 6 metros de alto, me espera. Es difícil precisar la verdadera dimensión desde aquí abajo; mi cabeza apenas sobrepasa su rodilla. Puedo decir que jamás había estado tan cerca de una Jirafa, igual que jamás había visto su interior, sus entrañas, sus huesos, sus órganos. Intento reprimir un poco al niño que llevo dentro; no es morbo.

Geocentrismo y Creacionismo ‘reloaded’

La Tierra es el centro del Universo y todo gira entorno a ella. Además, permanece estática, inmóvil y no tiene más que 6 mil años de existir. Los seres humanos venimos de Adán y Eva, cuyos orígenes fueron el fango y un pedazo de carne con hueso, respectivamente. Los dinosaurios son una trampa que Dios nos puso para probar nuestra fe en él. O mejor aún, los hombres y los dinosaurios coexistieron en algún momento. En términos generales, todo cuanto existe fue creado en seis días, a partir de la nada y en la sagrada secuencia registrada en el libro que lo explica todo: la biblia.