UNA ONDA GRAVITACIONAL EXCEPCIONAL

Nuestra idea de un espacio vacío poco a poco va cambiando. Miles, tal vez millones de agujeros negros, podrían estar colisionando justo en este momento. Tal vez, lo han estado haciendo durante buena parte de la vida del Universo.

¿Y si fueran agujeros de gusano?

Desde 2015, las colaboraciones científicas Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory (LIGO) y Virgo han detectado ondas gravitacionales de la fusión de dos agujeros negros, inaugurando una nueva era en el estudio del Cosmos. Pero ¿y si esas ondas de espacio-tiempo no fueron producidas por agujeros negros, sino por otros objetos exóticos?