La estrella ha muerto… ¡viva la supernova!

Dos estrellas vecinas giran una con respecto a la otra, como una pareja en la mitad de la pista en uno de esos bailes de gala de principios del siglo pasado. Sin embargo, el fin de una de ellas esta cerca. Después de muchos miles de millones de años de convivir sin problemas, una comienza a crecer, incrementa varias decenas su tamaño mientras sus capas de gas caliente, distribuidas cual cebolla se desprenden lenta y esporádicamente.

Anuncios