¿PORQUÉ EL SOL ES TAN DIFERENTE DE OTRAS ESTRELLAS SIMILARES?

El Sol es el mejor laboratorio astronómico que tenemos para entender a todas las demás estrellas del Universo.

༺༻

Si eres de los que tienen una mascota, imagina intentar conocer lo más posible de, por ejemplo, todos los demás perros o gatos o canarios, sólo con el tuyo, en casa y viendo a los demás a lo lejos, muy lejos.

Nuestra estrella es promedio y tiene características que conocemos bastante bien. Es amarilla, con una temperatura superficial de unos 5,500°C, un fuerte campo magnético, un ciclo de 11 años con alta y baja actividad que genera llamaradas, manchas y otros rasgos visibles. Muchas estrellas en la galaxia y en el Universo “se parecen” el Sol, de manera que los astrónomos encuentran “astros similares” constantemente. A las estrellas muy, muy similares al Sol se les llama tipo solar, análoga solar o gemela solar dependiendo del grado de precisión en las observaciones.

En términos de evolución estelar el Sol se encuentra en una etapa llamada “secuencia principal”, algo como un periodo estable a la mitad de su vida.

Con el avance de las observaciones robotizadas que barren grandes áreas del cielo, los telescopios espaciales y la implementación de códigos computacionales para clasificar las estrellas, los astrónomos han creado excelentes catálogos de los tipos más variados. Por ejemplo, actualmente conocemos cientos de estrellas muy, muy, muy parecidas al Sol.

Y con esto surgen dos preguntas interesantes, ¿qué tan similar es el Sol a todas esas estrellas “tipo solar”? Y ¿de qué sirve conocer y estudiar otras estrellas parecidas al Sol? Las preguntas son pertinentes e importantes porque del conocimiento que tengamos de las propiedades físicas del Sol, dependerá nuestra capacidad para predecir su futuro a corto plazo. En particular, es fundamental conocer y entender el comportamiento de su campo magnético, porque la actividad solar generada podría afectar las comunicaciones y prácticamente toda la tecnología actual.

Así, esta semana se presentó un estudio, en la revista Science, donde un grupo de astrónomos analizó las variaciones de brillo en 369 estrellas similares al Sol, concluyendo que la nuestra es menos activa en términos magnéticos y muestra menos variabilidad en su brillo que sus contrapartes estudiadas.

Los científicos compararon las variaciones en brillo del Sol con 369 estrellas de masa, temperatura, composición química y propiedades dinámicas similares a nuestro astro, que fueron seleccionadas de observaciones hechas con el Telescopio espacial Kepler durante 4 años, combinadas con otras del Telescopio GAIA.

Una forma de comparar la similitud de una estrella con el Sol es a través de su espectro. Por ejemplo, en esta imagen se muestra una porción de los espectros del Sol y la estrella 18 Sco.

Al analizar las variaciones en brillo de las estrellas, los astrónomos encontraron que la mayoría fueron más activas en términos magnéticos que el Sol; hasta 5 veces más variables. El análisis incluye registros de actividad solar de los últimos 140 años.

Una de las explicaciones que los autores proponen para estas diferencias es que el Sol podría tener mayores grados de variabilidad, sobre todo en periodos largos de tiempo. Otra explicación podría ser que el Sol difiere de sus estrellas “similares” en aspectos que aún no conocemos.

Registros de actividad solar, medido a partir del número de manchas.

En particular, las eyecciones de material solar, que se producen dentro del ciclo de actividad de 11 años, podrían afectar satélites de comunicaciones y hasta instalaciones eléctricas en tierra, a escala global. Las “tormentas solares” están entre las prioridades de alerta para gobiernos en el mundo. Así, conocer el comportamiento de nuestra estrella no sólo se limita a un simple tema astronómico, sino que tiene implicaciones en la sociedad actual y en nuestras actividades diarias. Esta es una de las razones para estudiar al Sol, comparándolo con otras estrellas.

Más allá de lo anterior, estudiar y conocer a otras estrellas como el Sol es importante en área como exoplanetas. A corto plazo, es muy interesante saber si las estrellas parecidas al Sol tienen planetas a su alrededor, pero además cómo son esos planetas. A largo plazo, si alguna vez queremos viajar a otros mundos, en otras estrellas, tendremos que conocer muy bien las opciones para elegir la, o las mejores. Sabemos que el Sol llegará a su fin en unos 5,000 millones de años y si queremos preservar nuestra especie, inevitablemente tendremos que viajar a otras estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: