Anuncios
Últimas Noticias

Miles de estrellas enormes a la vuelta de la esquina

Un cúmulo estelar descubierto en una galaxia enana cercana a la Vía Láctea es hogar de miles de estrellas jóvenes, enormes y mucho más luminosas que el Sol.

The NASA/ESA Hubble Space Telescope provides us this week with an impressive image of the irregular galaxy NGC 5253. NGC 5253 is one of the nearest of the known Blue Compact Dwarf (BCD) galaxies, and is located at a distance of about 12 million light-years from Earth in the southern constellation of Centaurus. The most characteristic signature of these galaxies is that they harbour very active star-formation regions. This is in spite of their low dust content and comparative lack of elements heavier than hydrogen and helium, which are usually the basic ingredients for star formation. These galaxies contain molecular clouds that are quite similar to the pristine clouds that formed the first stars in the early Universe, which were devoid of dust and heavier elements. Hence, astronomers consider the BCD galaxies to be an ideal testbed for better understanding the primordial star-forming process. NGC 5253 does contain some dust and heavier elements, but significantly less than the Milky Way galaxy. Its central regions are dominated by an intense star forming region that is embedded in an elliptical main body, which appears red in Hubble’s image. The central starburst zone consists of a rich environment of hot, young stars concentrated in star clusters, which glow in blue in the image. Traces of the starburst itself can be seen as a faint and diffuse glow produced by the ionised oxygen gas. The true nature of BCD galaxies has puzzled astronomers for a long time. Numerical simulations following the current leading cosmological theory of galaxy formation, known as the Lambda Cold Dark Matter model, predict that there should be far more satellite dwarf galaxies orbiting big galaxies like the Milky Way. Astronomers refer to this discrepancy as the Dwarf Galaxy Problem. This galaxy is considered part of the Centaurus A/Messier 83 group of galaxies, which includes the famous radio galaxy Centaurus A and the spiral galaxy Messier 83. Astronomers have pointed out the possibility that the peculiar nature of NGC 5253 could result from a close encounter with Messier 83, its closer neighbour. This image was taken with the Hubble’s Advanced Camera for Surveys, combining visible and infrared exposures. The field of view in this image is approximately 3.4 by 3.4 arcminutes. A version of this image was entered into the Hubble’s Hidden Treasures image processing competition by contestant Nikolaus Sulzenauer.

Un equipo de astrónomos de la Universidad de California Los Angeles y de la Universidad de Tel Aviv han descubierto un espectacular cúmulo con miles de estrellas mucho más grandes y brillantes que el Sol. El impresionante nido estelar se ubica dentro de una nube de gas y polvo en una pequeña galaxia llamada NGC 5253, a sólo 12 millones de años luz de la Tierra, en dirección de la constelación de Centauro.

El cúmulo contiene más de 7 mil estrellas masivas de las llamadas tipo O, esto es, astros jóvenes, super brillantes, cada uno entre 10 mil y un millón de veces más luminosos que nuestro Sol. Las estrellas dentro de la enorme nube de polvo y gas apenas alcanzan los 3 millones de años, muy poco en términos astronómicos.

Sin embargo, el cúmulo está rodeado por una enorme nube de gas y polvo, que lo hace apenas es visible. “Nube D” —como la han llamado los investigadores— es una especie de fabrica de estrellas embebida en el ‘hollín interestelar‘: polvo y gas de los cuales se forman estrellas de todos tamaños.

Jean+Turner+galaxy+with+star+cluster+photo_1028ff62-c185-4848-a291-0f4d18cb698b-prv

“Nube D” es la zona brillante en el centro de NGC 5253.

Nuestra galaxia, la Vía Láctea, alguna vez fue tan productiva como ahora es NGC 5253. Sin embargo, el proceso terminó aquí hace unos 10 mil millones de años. De hecho, la transformación de gas hidrógeno en estrellas no es un proceso homogéneo ni continuo: ha cambiado a lo largo del la vida del Universo.

En nuestra galaxia, menos del 5% del gas en regiones del tamaño de “Nube D” se transforma en estrellas. En la recién descubierta “Nube D”, sin embargo, la tasa parece ser al menos diez veces mayor. Además, la cantidad de polvo en el ambiente galáctico es extraordinario: unas 15 mil veces la masa del Sol, principalmente formado por elementos como carbono, oxígeno y silicio.

 

Sin embargo, no todo es felicidad en la vecina NGC 5253. En el futuro, “Nube D” será destruida por las estrellas, cuando estas se conviertan en supernovas e impulsen de forma violenta el gas y el polvo hacia regiones lejanas de la galaxia enana.

La investigación realizada con el conjunto de radiotelescopios SMA, en lo alto de un volcán apagado en Hawai, fue publicada recientemente en la revista Nature.

El siguiente paso de los astrónomos consiste en estudiar “Nube D” y el resto de NGC 5253 con el nuevo instrumento ALMA, un conjunto de 64 radiotelescopios en el desierto chileno de Atacama.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: